5 Consejos Utiles para el Diseño Web Minimalista


Si te gustan las cosas simples esta entrada es para ti, pues hoy vengo a comentarte sobre esa tendencia que tanto gusta a los diseñadores web de hoy y de siempre: el diseño minimalista.

¿Qué significa minimalista? Muy sencillo: llevar los elementos a su mínima expresión, sin adornos superfluos ni componentes innecesarios, de forma tal que el diseño sea lo más sobrio y funcional posible. Pero no nos confundamos: sencillo no significa poco atractivo, sino todo lo contrario.

Entre otras cosas, esta técnica le aportará a tu web gran facilidad de adaptación, sobre todo en estos tiempos donde el diseño adaptable o responsive está en su apogeo, además de que disminuirá el tiempo de carga, pues será menos la información que deberán procesar los navegadores.

No obstante, debes tener en cuenta que no todas las páginas web pueden adoptar este tipo de diseño, sobre todo aquellas que posean una gran cantidad de información, como algunos sitios de comercio electrónico, o las que necesiten una interfaz llamativa que atraiga desde el primer momento, como las que están hechas para niños y adolescentes, a los cuales un diseño tan sencillo podría parecerles aburrido.

Por eso tu primer paso será conocer a tu público y asegurarte de que tu decisión en cuanto al diseño ha sido acertada. Si es así, entonces ya puedes comenzar a diseñar, para lo cual puedes apoyarte en estas sencillas recomendaciones:

1. Determina lo que es importante

Una de las frases más utilizadas y que mejor describe esta técnica es menos es más, pues se trata de eliminar todo lo que no es imprescindible para el buen funcionamiento de la página, logrando así un diseño con mayor rendimiento y usabilidad.

Lo que se busca es darle preponderancia al contenido y eliminar todo lo que no sea estrictamente necesario, como los íconos de redes sociales, los pies de página voluminosos, los mapas del sitio, las páginas secundarias, etc., aquí tú decides de acuerdo a tus intereses, aunque por lo general se recomienda mantener, además del cuerpo de la página, el logotipo, la navegación y el contacto.

Como ejemplo fíjate en Dead Water, que se basa en un diseño de navegación única muy funcional:

Dead Water

2. Dale espacio

Uno de los elementos más importantes en el diseño minimalista es el espacio en blanco, que aquí adquiere más importancia que nunca, pues sirve para equilibrar y destacar los elementos que aparecen en la página, llevándole al usuario exactamente el mensaje o la imagen que deseamos proyectar.

Así que dale espacio a los componentes de tu web para que resalten y, a la vez, la página luzca más ligera y pulcra. El fondo puede ser del color que prefieras, aunque los más utilizados son el blanco, el negro y los tonos oscuros; no obstante, también puedes utilizar una imagen grande o a toda pantalla.

Como ejemplo fíjate en la web de Studio Fabrica 105, que combina espacios en blanco con una imagen y tipografías de gran fuerza visual:

StudioFabrica

3. Organiza bien el contenido

Concentra el contenido de tu web en unas pocas secciones (no más de cinco de ser posible), e intenta que cada concepto o tema ocupe una página. No se trata de adaptar el contenido, sino de repensarlo para que el usuario pueda acceder a él de la forma más simple y rápida posible.

Tu meta debe ser una estética equilibrada y ligera, para lo cual puedes apoyarte en una organización simétrica de los elementos, lo cual le aporta el mismo peso visual a cada lado de la página; o bien puedes utilizar una organización asimétrica, que aunque es un poco más difícil de conseguir, siempre es más interesante.

Para hacerte la idea de un diseño simétrico, échale un vistazo a Moving Things Design Co:

Moving Things

Y si prefieres el reto de un diseño asimétrico, observa la interfaz de Gecko Board, que logra una estética muy ordenada dentro del “desorden”:

Gecko Board

4. Cuida la estética

En el diseño minimalista cada detalle tiene un peso especial, pues al ser tan pocos se notan más. Por eso debes seleccionar muy bien las imágenes, los colores y la tipografía.

Una técnica muy utilizada es realizar un boceto en blanco y negro al que luego se le van agregando los colores y el resto de los elementos, hasta que consideres que está terminado.

Las tendencias estéticas generales son:

  • Diseños en escala de grises, con predominio del negro, o bien diseños que sólo incluyen unos pocos colores.
  • Tipografías sencillas y fáciles de comprender, con tamaños bastante grandes.
  • Imágenes grandes o a pantalla completa.
  • Diseño plano, sin efectos ni resaltados.

Dale una ojeada a la interfaz de Ink & Spindle para hacerte una idea:

Ink&Spindle

5. Prioriza la usabilidad

La gran usabilidad es una de las principales ventajas del diseño minimalista, y por ello debe ser tu meta a seguir. Por eso, revisa los elementos y la estructura de tu página, analízalos bien y asegúrate de que no hay forma de simplificarlos más sin perder la funcionalidad o la estética general que deseas.

Cuando llegues a este punto habrás conseguido un diseño verdaderamente minimalista, como el que posee Danny Guy Photography, un portfolio que ha sido diseñado de forma muy práctica y armoniosa:

Danny Guy

Conclusiones

Las recomendaciones que te he mostrado hoy constituyen una sencilla guía de elementos generales que deben tenerse en cuenta a la hora de realizar diseños web minimalistas, pero de ti depende la mejor parte, pues eres tú quien pone la creatividad y las ideas originales. ¿Te decides a probar? Déjame conocer tus opiniones en los comentarios.